Seleccionar página

Recibo en casa un folleto sobre el cuarto mes de vida del bebé. El folleto es de Projuventute. Mes a mes te mandan uno para que sepas un poco acerca del desarrollo de tu prole. Muy interesante, sobretodo para padres primerizos ¿verdad?.  

Hasta ahí todo bien. De acuerdo.

El problema viene cuando lo abro, me voy al apartado de “Mutter sein” (ser madre), y me encuentro con esto:

A primera vista veo una madre sobrepasada, en una casa con un gran caos. Todo está manga por hombro. En la imagen de la derecha vemos una madre porteando a su bebé mientras tiende. Eso es lo que se ve. Objetivamente.

Y el texto que acompaña la imagen no tiene desperdicio, texto que evidentemente no te voy a poner completo que nos tiraríamos aquí todo el día, resumo lo que más me ha llamado la atención:

“Die Tage, die Sie zu Hause mit Ihrem Baby verbringen, können manchmal sehr anstrengend sein. Am Morgen, wenn Sie aufstehen, sehen Sie vielleicht noch die Pfannen vom gestrigen Abendessen auf dem Herd, die noch abgewaschen werden müssen”

¿Sabes lo que pone ahí?

Pues pidiendo perdón de antemano por mi traducción, con mi humilde alemán y sin ningún conocimiento de traducción e interpretación, voy a intentar explicarte lo que pone ahí.

Ahí pone que los días con el bebé pueden ser a veces muy estresantes, que puede que te levantes por la mañana y tengas sucias en el fregadero las sartenes de anoche que deben ser todavía fregadas.

Con el asombro recorriendo mi cuerpo como la pólvora, me da por pensar que cómo será “ser padre”. Y sin pensarlo dos veces me voy al apartado correspondiente: “Vater sein“.

Y me encuentro con esto:

Y lo que veo empieza a transformar mi asombro en cabreo.

En estas fotos veo un padre jugando con su hijo. Tan contento. No veo sartenes sucias. Ni el deber de fregarlas.

Y el texto corrobora mis sospechas, que tampoco tiene desperdicio. Nuevamente te pongo lo que más me ha llamado la atención:

“Wie geht es Ihnen als frischgebackener Vater? Staunen Sie über die neue Dimension, die Ihr Leben bekommen hat? Freuen Sie sich, abends nach Hause zu kommen und dis neuesten Fortschritte Ihrer kleinen Totchter oder Ihres kleinen Sohns zu bewundern?”

En el texto se le pregunta al padre que cómo se siente en su nuevo papel de padre. Si se asombra de la nueva dimensión de lo que ha llegado a su vida, y si tiene ganas de llegar a casa por las tardes y admirar los nuevos logros de su pequeña hija/pequeño hijo.

Más adelante también podemos leer:

“Stillen kann sehr ermüdend sein. Sie können Ihrer Partnerin diese Aufgabe zwar nicht abnehmen, aber Sie können sie im Haushalt entlasten und ihr vor allem mit Ihrer positiven Einstellung zum Stillen zur Seite stehen”

Dar de mamar puede ser agotador. Usted no puede quitarle esa tarea a su mujer, pero sí puede aliviarle las tareas de la casa y tener una actitud positiva hacia la lactancia.

Bien. Hasta aquí hemos hablado de hechos. Eso es, objetivamente, lo que pone en el folleto. Ahora te voy a decir lo que yo opino de todo lo arriba expuesto.

 

Opino que con este folleto se deja claro cuáles creen ellos que son las tareas que corresponden a las mujeres y cuáles las que corresponden a los hombres: según ellos la mujer tiene la obligación de cuidar al bebé y de tener la casa a punto. Según ellos está claro que el que sustenta la familia es el hombre. Y además ya hace bastante trabajo fuera de casa para tener que ocuparse también de los quehaceres diarios.

 

Opino que la vida está hecha de detalles, y que, si bien animan al hombre a hacer cosas en la casa mientras su mujer da de mamar, usando el verbo “entlasten” nos hacen un flaco favor. El verbo “entlasten”, que significa aliviar, deja claro que las tareas de la casa pertenecen a la mujer, y que él lo hace porque es muy bondadoso, no porque también sea su casa y él también viva ahí. Algo así como lo que hablaba ayer Marujismo sobre los padrazos, flaco favor se hace elogiando continuamente al padre que actúa como tal y asume sus responsabilidades.

 

Opino que no tenemos que dar las gracias a los padres que se ocupen de sus hijos. Que no tenemos que dar las gracias a los hombres que se ocupen de su casa. Que no están liberando a nadie de nada. Que la mujer no tiene el deber de fregar las sartenes. O por lo menos no sólo ella. La responsabilidad es de la pareja, porque los dos conviven en el mismo espacio. La casa es de los dos. El bebé es de los dos. Lo que hay que hacer es normalizar, no alabar.

 

Opino que mientras siga habiendo folletos de este estilo nos queda mucho por hacer. Que mientras siga habiendo folletos así tendremos que seguir celebrando un día de la mujer.

 

Opino que basta ya. Basta ya de machismo. Basta ya de micromachismos. Basta ya de sistema patriarcal. Basta ya de violencia de género. Basta ya de violencia obstétrica. Basta ya de desigualdades laborales. Basta ya de que nos maten.

 

BASTA YA.

(Visited 445 times, 1 visits today)
A %d blogueros les gusta esto: