Sí, me gusta ser madre. Así, como suena, me gusta ser madre. Y punto. Y es que esto de la maternidad, al principio cuando lo ves desde fuera, no te puedes hacer una idea de lo difícil que es. Bueno, en realidad, lo difícil difícil no es la maternidad en sí, sino toooodo lo que rodea a la maternidad. Véase:

  • Oh, ¿que no le vas a dar teta?
  • Como lo metas en tu cama ya no lo sacas ni con agua hirviendo!
  • No! No lo cojas que se va acostumbrar a los brazos!
  • Yo no sé la modernidad esta de llevar al niño colgando todo el día…
  • Uy este niño está muy enmadrado ¿eh?
  • ….

Basta ya ¿no?. Yo crío como quiero, como me sale y como puedo. Y disfruto haciéndolo. Pero como dice Carmen en su post, yo tampoco tengo alma de mártir. Me convertí en madre porque quise, en tan sólo 13 meses y medio me hice bimadre porque me dio la gana y voy camino de la trimaternidad porque yo lo valgo. No, nadie me ha obligado y sí, disfruto con la maternidad, y mucho. Pero no tanto con los opinólogos y con las luchas que se crean entre las diferentes corrientes de la maternidad. Vamos, que nos podríamos dedicar un poquito más a ser felices y menos a meternos en los asuntos de los demás ¿no?

collage-maternidad

Es curioso que desde que di la noticia del tercer embarazo el calificativo que parece que más me define es «valiente«. ¿Perdona? ¿Valiente? Tengo dos hijos. Me hacen muy feliz. Y quiero (y puedo) repetir. No le encuentro la valentía por ningún lado. Hoy en día parece que tener tres hijos es una locura. Y yo no sé, llámame rara, pero lo veo lo más normal del mundo. La pena es precisamente que hoy en día, debido quizás a los pedruscos que nos ponen en el camino tanto la «conciliación laboral» como la «floreciente economía española», casi nadie se atreve a tener más hijos. Y lo entiendo no te creas, de hecho yo he podido lanzarme a por el tercero porque vivo en Suiza, quizás de vivir en España los planes hubieran sido otros. Pero, ¿no es una pena que haya familias que desearían traer al mundo otra criatura y que «gracias» a nuestro gobierno (este o los venideros, que no me refiero a ninguno en concreto sino a cualquiera que siga centrando sus energías en robar en vez de en cambiar las cosas) no puedan?

¿No es una pena que en 1978 la tasa de natalidad fuera de un 17,20% y en 2014 tan sólo de un 9,20%? Clic para tuitear

Porque a mí sí me da pena. Señores, señoras: ¡¡¡faltan niños!!! y si seguimos así no sé a dónde vamos a llegar y quién va a pagar las pensiones en España, y quién va a llenar de alegría y de gritos las calles…en fin, que menos mal que está el Baby Boom bloguero que si no….! 😉

¿No te parece? Si quieres puedes dejar también tus divagaciones sobre la maternidad en los comentarios, me encanta leerlos!

(Visited 348 times, 1 visits today)
TE REGALO UNA GUÍA COMPLETA PARA PRACTICAR BLW
Suscríbete y consigue gratis una completa guía para practicar BLW. Qué es, cómo practicarlo de forma segura y dudas más frecuentes.
Marketing por

You have Successfully Subscribed!