Yo hoy no iba a publicar esto. Hoy, por ser viernes, tocaba algún post alegre, algún post con el que echarse unas risas para empezar bien el fin de semana. Pero no, hoy traigo otro post. Porque yo no sé mentir, y no me salía escribir otra cosa más que esto, y si lo estás leyendo es que al final he decidido publicarlo y todo.

Hoy voy a hablar sobre mí, sobre cómo no levanto cabeza (organizativamente hablando) desde que volví de España. Sí, los días siguen teniendo las mismas horas que antes (24 eran, ¿¿no??), pero el caso es que a mi no me rinden como antes. Antes tenía post escritos en borradores, post incluso programados! Y ahora…ahora tengo un millón de post empezados y ninguno terminado. Tengo un popurrí de temas en la cabeza y ninguno termina de cuajar.

¿Y por qué me pasa esto? Pues evidentemente lo primero es por lo de siempre, falta de organización. Pero me da por pensar que debe haber algo más, porque antes tampoco conseguía organizarme y tenía el blog y las RR.SS. un pelín más atendidas.

Popurrí mental

Con respecto a la organización estoy probando un sistema que he conocido hace poco y del que si me va bien ya te hablaré (bueno, y si me va mal también, que de todo se aprende), y con respecto al popurrí mental, pues no sé. Haré examen de conciencia para identificar las causas y poder actuar en consecuencia, aunque tengo leves sospechas de qué me provoca estas vacaciones mentales eternas.

Mi popurrí mental

En primer lugar, en las vacaciones he aprendido a vivir sin mirar continuamente el móvil y no me he sentado en el ordenador ni una sola vez, toda mi atención ha sido para la familia, y parece que le he cogido el gustillo oye. Me sigue encantando escribir, me sigue encantado leer otros blogs, tu blog, pero me cuesta mucho más hacerlo cuando tengo a los monstruitos por aquí pululando, y el problema es que siempre están pululando.

En segundo lugar, una amiga por circunstancias está pasando un tiempo en casa. La pobre no molesta en absoluto, incluso nos ayuda en casa y es una gozada tenerla aquí. Pero yo tengo un problema de chip mental, y es que desde que está ella me recuerda a mis tiempos jovenzuelos en los que vivía con mi mejor amiga, con mi comadre, con mi Ruth. Y eso hace que tenga instalado un poquito el chip de «compañeras de piso». Ese que me hace recordar la época en la que una era soltera, sin hijos, y con la única responsabilidad de ir a trabajar (fuera de casa que todos sabemos que cansa mucho menos que dentro) y adecentar la casa lo mínimo para sobrevivir. Qué tiempos! El caso es que así no hay quien se centre 🙁

En tercer lugar no paro de pensar que en agosto empieza monstruitopequeño el Kindergarten. Eso significa que tendré TODAS las mañanas de 8:30 a 11:30 tiempo para mí sola, para escribir, para limpiar, para leer o simplemente para mirar al techo. Y a mí, que soy una agonías, eso me ciega y no me deja pensar en el presente. Muy mal, lo sé, pero no puedo evitarlo.

Y en cuarto y último lugar, aunque quizás debería haberlo puesto en el primero, está EL tema: EL PAPELEO. Sí, ese que tenemos pendiente desde el 18 de enero del 2015 y, por razones ajenas a nuestra voluntad e ineptitudes varias, no terminaba de solucionarse. Por fin puedo decir que ayer mismo se solucionó, pero hasta entonces ese tema ha ocupado bastante sitio en mi cabecita, robándole el lugar a otras, evidentemente. Mira, a partir de ahora un problema menos 😉

Y bueno, que así cualquiera se sienta a escribir, a ver si pongo en orden mis ideas y me pongo las pilas de una vez.

¿Tú has pasado alguna vez por un popurrí mental de este estilo? ¿Algún consejillo para poner en orden mis ideas?
(Visited 431 times, 1 visits today)
TE REGALO UNA GUÍA COMPLETA PARA PRACTICAR BLW
Suscríbete y consigue gratis una completa guía para practicar BLW. Qué es, cómo practicarlo de forma segura y dudas más frecuentes.
Marketing por

You have Successfully Subscribed!