Ya sabes que nací con agenesia metacarpiana, es decir, con una mano chula. Si no te acuerdas de cuando te lo conté puedes ver el post clickando en el texto azulito anterior, si ya te acuerdas simplemente sigue leyendo 😉

Mano chula simpática

En un principio se supone que nacer con una parte del cuerpo menos que (casi) el resto de la humanidad podría ser una desventaja, de hecho supongo que por eso te conceden el «privilegio» de tener un tanto por ciento de discapacidad que no te sirve para absolutamente  nada, para que esa pobre personilla indefensa a la que le falta una mano pueda presumir de su certificado de minusvalía y tenga más éxito en la vida pero, ay amigos!! todo tiene sus pros y sus contras. Y hoy vengo a contarte las superventajas de tener una mano chula como la mía. Mira mira, que a lo mejor cuando termines de leer hasta quieres cortarte tú mismo unos dedillos (con la ventaja de que al no ser congénito te dan más puntos de minusvalía, yeaahhh!)

Ventajas de tener una mano chula:
  • Me cabe la mano entera en la boca. Así a priori (e incluso a posteriori), no parece una ventaja. ¿Que te cabe la mano entera en la boca? Pues muy bien maja, ¿y qué?, pensarás tú. Pues nada, que me hace ilusión, no me soluciona la vida pero no todo el mundo puede hacerlo y cuando eres adolescente hacer cosas que nadie más puede hacer, mola, y mucho. ¿A que estás probando si te cabe a tí? Juas juas.
  • Para dar puñetazos va divina. En serio, no te metas conmigo o probarás el poder de mi mano chula. Ríete tú de los puños americanos, mi mano está perfectamente diseñada para arrearte un buen mazazo que nunca olvidarás. Por suerte nadie ha probado todavía el poder de mi mano chula, pero lo mismo podría usarla para combatir el mal y convertirme en «Manochulawoman«, que cada vez la mala gente abunda más. Me lo pensaré, tú por ahora no me enfades 😛

    Mano chula puño

    Modo puño: ON

  • Si no te apetece mucho hacer algo siempre puedes echarle cara. Por suerte mi mano chula no me limita en demasía (ni en pocasía) pero siempre hay días en los que se levanta una un poquito más vaga de lo normal o tareas que le da mucha rabia hacer. A mi me pasa con la cafetera, no me gusta abrirla, bien, pues sólo tienes que poner carita de perrillo abandonado y decir con una dulce voz: «Cariñoooo, ¿me abres la cafetera porfiiiii? A mi es que me falta una mano», y voilá, cafetera abierta! Cualquier día se me acaba el chollo eso sí (espero que mi señor esposen no lea este post).
  • Te puedes librar de una multa. Bueno aquí entra en juego también la ineptitud del agente que te toque. Por suerte a mi me tocó el inepto el día de marras. Tenía yo que ir un segundito a la farmacia, pero un segundito nada más porque era a entregar una cosa, y juro y perjuro que busqué y busqué aparcamiento antes de dejarlo en la plaza de minusválidos, porque odio a la gente que ocupa la plaza de minusválidos sin tener que hacerlo. Pero era un segundo, en serio! Ese segundo bastó para que, a la vuelta de la farmacia, el avispado policía estuviera dando vueltas alrededor de mi coche buscando una inexistente tarjeta de minusválido que me permitiera dejar ahí el coche. En cuanto llegué tuve que recurrir a mi cara de perrillo abandonado mientras le enseñaba la mano y le explicaba que hoy iba muy liada y se me había olvidado por completo la tarjeta, que la tenía en mi casa, pero que era más que evidente que tenía derecho, «mira mi mano!». Me libré de la multa porque el señor policía no tenía ni idea de que tienes que tener minusvalía de cintura para abajo para acceder a esa tarjeta, si me pilla uno un poco más listo lo mismo me pone dos multas en vez de una. Uf!
¿Ves? ya te lo decía yo, es superpráctico tener una mano chula 😛
¿Se te ocurre alguna ventaja más? Piensa piensa!
(Visited 1.009 times, 1 visits today)
TE REGALO UNA GUÍA COMPLETA PARA PRACTICAR BLW
Suscríbete y consigue gratis una completa guía para practicar BLW. Qué es, cómo practicarlo de forma segura y dudas más frecuentes.
Marketing por

You have Successfully Subscribed!