Cuando se toma una decisión teniendo hijos hay que pensar mucho más los pros y los contras, porque toda decisión tendrá unas consecuencias, tanto positivas como negativas, y no te afectarán sólo a ti como cuando eras una soltera sin hijos libre como el viento, afectarán a toda la familia.

Si además la decisión a tomar no consiste en decidir qué vas a hacer de comer ese día (que a veces puede ser más complicado de lo que parece!), sino que va un poquito más allá; si la decisión a tomar va sobre si vas a cambiar el domicilio familiar a 1600 kilómetros de donde lo tenías hasta ese momento, todo se complica mucho más.

Todos sabemos que una de las consecuencias de ser expatriado es que lo primero que fotografías a la llegada a tu patria cuando vas de vacaciones es la comida, he aquí la prueba:

Collage comida española

Pero hay más consecuencias. Lai, de Así como lo pienso, nos ha invitado a contar nuestra experiencia como madres expatriadas, y aquí estoy yo, dispuesta a contarla 😉

Lo más difícil de vivir lejos es, sin duda, tener lejos a los abuelos. Nosotros no hemos sido nunca mucho de «descargar» a los churumbeles con los abuelos para irnos de parranda, aunque alguna vez lo hemos hecho, pero no era lo habitual. Y que conste que con ello no critico a quien lo haga a menudo, sólo digo que no era nuestra opción. Pero oye, es saber que los tienes a 1600 kilómetros y entrarte una necesidad tremenda de dejárselos todo el fin de semana, o toda la semana si hace falta!! Aquí no están los abuelos y cuando llegan fechas, como el aniversario por ejemplo, y te dan ganas de irte a cenar con tu costillo sin necesidad de escuchar gritos o estar mediando peleas continuamente, o te gastas una pasta en baby sitter, o si tienes suerte puedes recurrir a alguna amiga, o los dejas ataditos a la pata de la cama. La tercera opción la podemos eliminar ya que no parece la más adecuada, así que sólo nos quedan dos. La ideal para tu bolsillo es la segunda, pero aún así no es lo mismo. La relación de sangre existente entre abuela-monstruitos parece que da cierto derecho al churumbel a putear a la abuela y en cambio si putean a tu amiga como que te da más palo ¿no?.

Primer cumple Erik

Ni que decir por supuesto la pena que te da que tu madre no esté cerca de sus nietos, tus hijos cerca de su abuela, y los primos haciendo jugarretas juntos, pero eso es tan obvio que para qué decirlo ¿no?.

Lo mejor de vivir lejos es, sin duda, tener lejos a los abuelos. Sí, has leído bien. Son las dos caras de una misma moneda. Que yo a mimadre la quiero como la trucha al trucho, pero también es cierto que somos la noche y el día y no podemos estar mucho tiempo juntas. He de decir que tengo la suerte de que la pobre nunca se ha metido en nada con respecto a la crianza de los monstruitos, y aunque no lleva muy bien el hecho de que su hija sea «un poco hippy», entiende y respeta que la crianza es competencia de los padres. Aún así, mejor lejos, porque alguna «opinión de madre» siempre se escapa. Mami, si lees esto, te mando un besito 😉

Lo mejor de la ciudad donde vivo. En este punto tengo que poner dos aspectos, ambos muy importantes.

El primero es que vivir en este país nos permita vivir con un sólo sueldo, cosa que en España sería del todo imposible, pudiendo así criar a mis hijos «de primera mano», una opción, desde mi punto de vista, muy enriquecedora tanto para ellos como para nosotros aunque a veces tenga ganitas de matarlos.

El segundo es que sea una zona de habla alemán y, en consecuencia, el bilingüismo nativo que van a tener mis monstruitos. Es cierto que en España podríamos haber desarrollado este aspecto también pero, todo hay que decirlo, vivir aquí lo hace más fácil. Yo les hablo en español, papi en suizo, en el cole aprenden alemán y la tele la ven 90% en italiano. Y esa ventaja es impagable.

Lo que más echo de menos de mi ciudad es la playa. Yo siempre he sido más de montaña que de playa, y lo sigo siendo, pero me da pena por los niños, ellos se lo pasan taaaan bien con la arena y el agua, y se cansan taaaaannnto, y luego duermen taaaannnn biiieeennn!!!! En Murcia la playa estaba a media horita pero ahora para ir a la más cercana me tengo que cambiar de país, vale, Suiza no es muy grande, pero aún así como que no es lo mismo, ¿no crees?.

collage playa

Y a grandes rasgos esta es mi visión de la maternidad expatriada, con sus aspectos positivos y sus aspectos negativos, pero interesante e intensa sin duda.
¿Quieres leer más experiencias? Visita «Viviendo lejos…como mamá» y tendrás la oportunidad de conocer otras vivencias.
(Visited 485 times, 1 visits today)
TE REGALO UNA GUÍA COMPLETA PARA PRACTICAR BLW
Suscríbete y consigue gratis una completa guía para practicar BLW. Qué es, cómo practicarlo de forma segura y dudas más frecuentes.
Marketing por

You have Successfully Subscribed!