mejoras-sueño-dormir
Monstruitos durmiendo como angelitos
Hace ya dos meses que en Apuntando a Estivill te conté mi problema para acostar a monstruitomayor. Muchos fueron los comentarios recibidos, unos con consejos, otros con ánimos y otros contando su experiencia, y desde aquí quería agradeceros todos y cada uno de esos comentarios. GRACIAS.
De todos los consejos que me distéis yo cogí los que más me gustaron o los que creía que podían ser más útiles a nuestra situación. Y te puedo decir que, en realidad, cambios hice poquitos, pero que hemos tenido éxito y hemos pasado de mínimo una hora (cuando no eran dos) para dormirlos a hacerlo en media hora. Habrá gente que media hora le parezca una barbaridad pero oye, yo estoy feliz de la vida y doy palmas con las orejas todos los días cuando salgo de acostarlo.
Los cambios realizados han sido en concreto dos:

– Ahora nos turnamos mami y papi para acostarlos.

Papi siempre ha querido implicarse, y cuando eran más peques nos turnábamos. Pero mis monstruitos, que desde que papi trabaja fuera de casa pasan el 90% del tiempo conmigo, un buen día decidieron que la encargada diaria de esa labor tenía que ser mami. Y no había tutía. Sólo se iban a dormir con papi cuando mami no estaba en casa (véase viernes de cervezas, por ejemplo).
¿Qué ha cambiado? Un día fui a llevar a una amiga al aeropuerto de Basel, el vuelo que esperaba llegaba a las 22:00 y el aeropuerto lo tengo a hora y media de reloj. Íbamos tan contentas y felices al aeropuerto cuando, a medio camino, nos llamó papi. No querían dormirse, decían que me esperarían. Los monstruitos no se creían que yo no estuviera en casa. Primero monstruitomayor decía que estaba en el servicio (cómo sabe el condenado dónde se esconde mami en momentos críticos…). Me buscaron ahí y, evidentemente, no estaba. Me buscaron por toda la casa y no estaba. Hablé por teléfono con un desconsolado monstruitomayor  y le intenté explicar que volvería muy tarde y que esa noche los acostaba papi. No atendían a razones.
Cuando llegué le pregunté a papi que cómo había ido y cual fue mi sorpresa cuando me dijo que no había ido tan mal, les leyó un poquito y cayeron relativamente rápido en las garras de morfeo.
Pero más sorprendida me quedé al día siguiente cuando querían que les acostara papi, los condenados se habían dado cuenta de que los cuentos de papi son mucho más diver que los míos y llorando pedían por favor que los acostara papi. Ahí se estableció la nueva norma. Un día cada uno. Y a todos nos pareció bien así que todos felices, y yo más, que los días que le toca a papi acostarlos me siento como si estuviera de vacaciones.

– Hemos adelantado rutinas:

Nosotros ya teníamos una rutina establecida, pero algo fallaba. En vez de cambiarla lo que hemos hecho ha sido adelantarla y el cambio ha sido abismal.
Antes cenaban justo antes de irse a dormir y como comer es un juego muy divertido (para ellos, no tanto para mami y papi luego cuando hay que limpiar) llegaban muy excitados a dormir.
Ahora cenan a las 18:30. Pijama. Dientes. Y hasta las 20:15 pueden ver la tele un poquito. A esa hora vamos todos a la habitación, besitos de buenas noches y se queda el que le toque esa noche a leer cuentos.
A mi todavía me cuesta creer que un cambio tan pequeño haya tenido consecuencias tan positivas, pero así es. Con decirte que hay días que hasta 15 minutos ha tardado!! No es lo normal pero algún día ha pasado.
Y ahora que mi calidad de vida ha mejorado considerablemente me marco otro reto. Que duerman en su camita toda la noche. Eso sí, sigo renegando de Estivill, hoy mismo me ha llegado el libro «El sueño en niños de 2 a 6 años sin lágrimas» de Elisabeth Pantley. Ya te contaré.
(Visited 193 times, 1 visits today)
TE REGALO UNA GUÍA COMPLETA PARA PRACTICAR BLW
Suscríbete y consigue gratis una completa guía para practicar BLW. Qué es, cómo practicarlo de forma segura y dudas más frecuentes.
Marketing por

You have Successfully Subscribed!