madre-alfa

Creo que me estoy convirtiendo en una madre alfa de esas de las que últimamente se habla tanto. Hace unos días los virus han invadido mi casa (como es el caso de otras miles de casas, por otra parte) y eso ha hecho desarrollar mi ingenio y mi capacidad para gestionar este mi hogar hasta límites insospechados.

Me percaté ayer, el momento clave fue cuando me di cuenta que eran las 11:30 y todavía no me había puesto a hacer la comida (en Suiza la hora de la comida es de 12 a 13). Me voy tranquilamente a la cocina a hacer la comida, nada más lejos de la realidad, lo de tranquilamente es una utopía claro está,  monstruitopequeño me sigue cual zombi en el que es su tercer día de fiebre con un libro bajo el brazo, que quiere que se lo lea dice.

– Pero yo tengo que hacer la comida que papi está a punto de llegar hijo.

Por supuesto él no lo entiende y empieza a subir el tono de lloriqueo (constante todo el día desde que tiene fiebre), y entonces consigo convencerlo para que se siente en la mesa de la cocina con el libro y él vaya pasando las páginas para yo ir comentándole los dibujos.

Y así puedo empezar a cocinar.
Pero sólo empezar porque monstruitomayor en seguida se da cuenta de que le estoy leyendo un cuento a su hermano Y A ÉL NO.
Valiente osadía por mi parte! Por lo que monstruitomayor trae otro libro  (en italiano por supuesto, porque traerlo en español hubiera sido demasiado fácil para mí) para que le cuente a él el suyo, y por supuesto lo quiere antes de que se lo lea a su hermano.
El tono-lloriqueo de monstruitopequeño empieza a subir y está a punto de estallar la guerra cual Caín y Abel cuando como buena madre alfa los logro convencer de que les leo a cada uno una pagina cada vez, una vez Marco, una vez Erik.

Y ahí estoy yo, cocinando mis espaguetis carbonara mientras leo una página de Laberinto en español,  seguida de una página de I dinosauri en italiano, echando la cantidad justa de sal y de nuez moscada, parando cada dos por tres al grito desgarrador de monstruitopequeño de “moquitoooossss” (que para algo él es Erik “el dramas”), con su consiguiente lavado de manos después de cada sonada (que estoy cocinando y no es plan de que se me resfríen los espaguetis), pensando en escribir este post, intentando ordenar todas las frases que se me vienen a la cabeza, ejercitando mi memoria para que no se me olviden todas y cada una de ellas y haciendo al mismo tiempo las fotos para ilustrarlo.

Y encima la pasta estaba hecha a su hora y me ha salido riquísima.
Si eso no es ser una madre Alfa que venga dios y lo vea. 
Porque yo soy una madre alfa. Y como dice mi madre (también alfa of course, debe ir en los genes) “eso lo saben hasta los chinos”!

Y tú, ¿eres también madre alfa?

(Visited 257 times, 1 visits today)
TE REGALO UNA GUÍA COMPLETA PARA PRACTICAR BLW
Suscríbete y consigue gratis una completa guía para practicar BLW. Qué es, cómo practicarlo de forma segura y dudas más frecuentes.
Marketing por

You have Successfully Subscribed!