Seleccionar página
Hace un año estaba nevando. No es que me haya convertido yo en el nuevo Maldonado, es que hace un año mi familia y yo nos estábamos mudando a Suiza. Y eso, quieras que no, pues son cosas que se recuerdan.
Sí, hoy tengo un cumpleaños que celebrar. Hoy cumple un año mi nueva vida.
Un año acomodándome a un nuevo país que me ha recibido con los brazos abiertos. Un año conociendo nueva gente que, como ya dije en su día, se ha convertido en mi “familia suiza”. Un año viviendo experiencias nuevas. Y sí, un año echando de menos a mucha gente. Pero, si os digo la verdad, ese es el único punto negativo así que, si tengo que hacer un balance de mi primer año, sin duda alguna es positivo. Muy positivo.
El peor momento de este año ha sido hace bien poquito, cuando todos mis amigos se fueron de casas rurales, tradición que llevamos haciendo hace más de diez años y el único momento al año en el que nos juntábamos todos y se disfrutaba como si no tuvieras obligaciones ni nada que te preocupara. Y aquí estaba yo, en Suiza. Gajes de tener una nueva vida, supongo!
Y para terminar bien, que no me gustan las penas, lo mejor de este año ha sido volver a sentirme útil. Sí. Desde que me quedé embarazada de Monstruito mayor y mi maravilloso jefe me echó no había vuelto a trabajar. Y eso fue en julio de 2010. Demasiado tiempo. Y aquí, en Suiza, he tenido la oportunidad de volver a trabajar. Por ahora sólo hago sustituciones o bajas. Y no es el trabajo de mi vida ya que lo que hago es limpiar en la comisaría. Pero aún así volver a trabajar y a sentirte útil es la pera limonera!! *
Ale, os dejo que voy va comerme la paella que he preparado para celebrar este cumple, un saludo a todos!!!
Edito: ese trabajo lo dejé un par de meses más tarde, aquí puede ver la resolución laboral 😉

 

(Visited 213 times, 1 visits today)
A %d blogueros les gusta esto: